Codo de tenis: esta codera me va a curar¡

El codo de tenis, o epicondilitis, consiste en una degeneración de los tendones de los músculos epicondíleos, en la parte lateral del codo, y es la causa más frecuente de dolor de codo.
Con frecuencia se utilizan coderas para aliviar esta molestia… pero ¿cómo, cuándo y cuales se deben de utilizar?
Básicamente hay dos tipos:
1/ Las coderas. Incluyen todo el codo, con parte del brazo y parte del antebrazo. Tienen un refuerzo en la parte lateral del codo, como una almohadilla. Son similares a una tobillera o a una rodillera, incluyen la articulación a proteger.
2/ Las cinchas epicondíleas. Son circulares, de 3-4 cm de ancho, y se colocan no en el punto de máximo dolor sino dos dedos hacia la mano, donde tenemos la mayor masa muscular del antebrazo.

¿Cuáles son mis recomendaciones?

Partiendo de que no hay ninguna evidencia científica de que el tratamiento con coderas sea superior a otras opciones, ni de que acorte la duración de la enfermedad, mis recomendaciones son las siguientes:
1/ Si identificas una actividad que te causa dolor y no puedes dejar de hacerla, utiliza una cincha epicondílea sólo durante esa actividad.
2/ No utilices coderas o cinchas por la noche.
3/ No aprietes demasiado la cincha. Debe de ajustarse como un guante. Si se aprieta demasiado no se suele tolerar.
4/ Si tras colocarla notas hormigueo en la mano, debes de soltarla, probablemente esté dificultando la circulación venosa.
En general, la codera o cincha epicondílea es una protección para el tendón enfermo mientras dura la enfermedad, no un tratamiento que modifique la misma.

Puedes revisar otras opciones de tratamiento en mi web.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *