El cabestrillo

Prácticamente todas las cirugías de hombro requieren un período más o menos prolongado de reposo de la extremidad. La mejor forma de dar reposo y protección al hombro es utilizando un cabestrillo.

¿Cuánto tiempo lo necesitaré?

En general se necesita entre 4 y 6 semanas, según el tipo de intervención.

¿Lo tengo que utilizar para dormir?

Las primeras dos semanas es más cómodo utilizarlo también durante la noche. Sin embargo, se debe de tener la precaución de aflojar la cincha que recorre el cuello, de lo contrario suele molestar. Recomiendo utilizar una almohada amplia bajo el brazo/hombro intervenidos. Si se puede elevar unos 30º el cabecero de la cama, será más cómodo (hay pacientes que duermen en un sillón las primeras noches porque están mejor sentados que tumbados)

Es decir… ¿utilizarlo todo el tiempo?

Para nada. Rotundamente NO. El cabestrillo protege el hombro recién intervenido, pero su sobre-uso lleva a rigidez excesiva no sólo en el hombro sino también en codo y muñeca. Por ello, son necesarios períodos de movilización de articulaciones vecinas (codo y muñeca) al menos 4 veces al día. Habitualmente en todas mis cirugías permito hacer ejercicios pendulares (con el brazo intervenido colgando) desde el día siguiente de la intervención. En algunos pacientes permito no utilizar el cabestrillo cuando está sentado o tumbado. Recuerda: Demasiado tiempo de cabestrillo causa rigidez.

¿Lo tengo que utilizar para bañarme?

Durante la primera semana, cualquier movimiento incontrolado del hombro causa dolor. Por ello recomiendo ducharse con el cabestrillo puesto. A partir de la primera semana recomiendo retirarlo para la ducha. El brazo debe estar colgando, muerto, y no se deben de mojar los apósitos. Utilizar la ducha para lavarse de cintura a piés, y una esponja para la parte superior del tronco. Las primeras 2 semanas es muy conveniente la ayuda para la higiene personal. Utilizar desodorantes de bola, no de spray, para evitar tener que elevar el brazo.

Vivo sólo… ¿Cómo debo de colocarme el cabestrillo?

Las primeras dos semanas es mejor disponer de ayuda. Pero si no es el caso, para ponerse el cabestrillo lo mejor es sentarse, colocar una almohada bajo el antebrazo, con el codo doblado 90º (ángulo recto). Empezar a pasar el cabestrillo desde la mano hacia el codo. Muchos modelos disponen de una pequeña cincha que se coloca en el pulgar para evitar que el cabestrillo se deslice hacia atrás. Una vez que está bien ajustado en el antebrazo, pasa la cincha que pasa por el cuello. Finalmente, si es necesario, la cincha que pasa por la cintura. La anilla que fija esta última cincha debe de estar orientada hacia el tronco del paciente.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *