Me duele el codo, dicen que tengo una… ¡Epicondilitis!

¿Qué es la epicondilitis?

La epicondilitis, o codo de tenis, es una inflamación crónica en uno de los tendones que extienden la muñeca (extensor carpi radialis brevis).  Aunque se le ha dado este nombre porque afecta a muchos tenistas, la mayor parte de los pacientes no lo son.

¿Cómo sé si lo tengo?

La exploración es clara, pero la prueba “casera” para saber si un codo tiene una epicondilitis es sacando un portátil de una mochila, con la palma de la mano hacia abajo. Si duele, necesitas que te vea tu traumatólogo.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

El tratamiento inicial siempre debe de ser conservador, y existen múltiples opciones:

1. Reducir las actividades causantes. Especialmente en el caso de deportes de raqueta. En ocasiones es suficiente aumentar el grosor del grip con una cinta u “overgrip”. Cuando el dolor se relaciona con deportes de raqueta, es útil usar una cincha en el codo (“cincha epicondílea”, se compra en ortopedias).

2. Disminuir la inflamación. Si bien en casos más agudos son útiles los anti-inflamatorios, en casos crónicos yo recomiendo aplicar hielo. Se puede combinar con anti-inflamatorios en crema, que no dañarán el estómago aunque se utilicen de forma prolongada.

3. Fisioterapia. Existen múltiples técnicas de fisioterapia para el tratamiento de la epicondilitis. La más eficaz es la que se baja en ejercicios excéntricos. Pero este tratamiento debe de ser dirigido y monitorizado por el fisioterapeuta.

4. Infiltraciones de esteroides. Se deben de reservar para casos muy agudos, porque el alivio suele ser muy transitorio, y si se repiten en exceso, causan daños permanentes en los tejidos.

5. Infiltraciones de plasma rico en plaquetas. Se ha puesto muy de moda a raíz de tratamientos de deportistas famosos. Consiste en concentrar factores de crecimiento que tenemos en unas células sanguíneas (las plaquetas). Su aplicación en la zona degenerada del tendón acelera la cicatrización del mismo. Son más eficaces a medio plazo que los esteroides… pero mucho más caras.

6. Artroscopia de codo. El limpiar el tejido degenerado (desbridamiento) se puede hacer mediante cirugía abierta o artroscópica. La técnica artroscópica es la que yo realizo, dado que permite realizar el desbridamiento, a la vez que descartar la presencia de otras lesiones articulares. Sin embargo, se debe de realizar tras el fracaso de otros tratamientos menos agresivos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

One thought on “Me duele el codo, dicen que tengo una… ¡Epicondilitis!

  1. Pingback: Codo de tenis: esta codera me lo va a curar¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *